Existen cantidad de “expertos” en todas las profesiones pero que no pertenecen directamente a esa profesión. Como por ejemplo; «Los expertos del parto que no atienden partos».

Me explico; Yo misma años atrás cuando aún volaba como tripulante auxiliar para British Airways y después de tener a mi primera hija me consideré una “experta” en temas del nacimiento. Hice una formación como doula, leí algunos libros relevantes y pensé que toda esa auto gestión y auto aprendizaje de manera empírica era suficiente para saberlo todo. Por supuesto escuchaba los relatos de partos de todas las mujeres que podía, veía videos de nacimientos en YouTube, leía y leía etc… «Me estoy preparando un Máster sobre el tema» me decía repetidamente.Cuando me gradué en enfermería y más tarde al terminar mis estudios como matrona me dí cuenta de que tenía relevante información sobre el embarazo, parto y posparto en mi cerebro, mucha teoría. Pero como más he aprendido es en la práctica clínica, trabajando con las mujeres, atendiéndolas, escuchándolas, apoyándolas pero sobre todo observándolas.Por este motivo al inicio de mi profesión me hacía a menudo la siguiente pregunta: ¿Cómo puede por ejemplo, una bailarina experta en anatomía escribir sobre el movimiento de la mujer durante el parto sin haberlo visto cientos de veces en la vida real?

En septiembre del 2018 el top europeo de las expertas del parto que no atienden partos estaban reunidas en Lisboa en el congreso internacional “From Birth to Health” y quise ser partícipe de lo que allí ocurría. Expertas como por ejemplo Anastasia Topalidou, graduada en deporte, doctora en ortopedia y traumatología y ahora especialista en el uso de la temperatura para entender el movimiento fetal en el vientre materno; fascinante! También se encontraba la catedrática en filosofía y profesora en la Universidad de Alcalá, Stella Villarmea que dio una ponencia magistral, que dejó a los presentes con la boca abierta y que resonó en mi cabeza durante semanas creando una reflexión sorprendente.

De igual forma sin ser una profesional de la salud, Sheila Kitzinger a la que personalmente conocí en el 2010, activista feminista y periodista experta en temas de nacimiento tuvo mucho que decir y lo dejó plasmado escribiendo más de 20 libros reconocidos mundialmente. Después de su muerte en el 2015, la universidad de Oxford convocó un grupo de expertos el “Sheila Kitzinger Study Group” para continuar con su legado.

En el mundo hispanohablante, tenemos entre otras a Isabel Fernández del Castillo autora que se autodenomina “atípica y poco clasificable”, no ser profesional de salud titulada no le ha impedido que su libro, editado y revisado varias veces, La Revolución del Nacimiento (2006) sea parte de la literatura obligada para conocer la situación en España.

La semana pasada participé dando una ponencia en el seminario del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal. Las participantes presenciales eran en su gran mayoría psicólogas y psiquiatras, estas profesionales quieren saber más de como la experiencia del parto puede empoderarte o destrozar tu salud mental. Quieren saber que pasa a nivel neuronal y hormonal en las mujeres cuando estamos embarazadas, pariendo y en el posparto. Necesitan profundizar sobre este evento vital para poder entender a muchas de las mujeres y familias en terapia, en las que el momento del parto ha marcado un antes y un después en sus vidas.

También te puede interesar