En la Comunidad de Matronas compartimos experiencias que merece la pena conocer. Muchísimas gracias al compañero que nos contó cómo es ser matrona hombre en una profesión de mujeres.

“Hola compañeros y compañeras

Llevo 4 años que terminé esta gran profesión de la que estoy enamorado día tras día. He de reconocer que no ha sido un camino fácil, pero ha merecido la pena con creces.
Mi andadura comenzó emigrando a Portugal para ser Matrona o Matrón (como queráis llamarlo); personalmente, a mí me gusta la palabra “matrona”… soy una “matrona” hombre.
Durante mi formación, éramos solo 2 hombres; sin embargo, cuando empecé las prácticas vi que la presencia de hombres “matronas” era considerable, lo cuál me motivaba muchísimo, aunque pronto me di de “bruces” al ver que mis compañeros hombres me veían como un posible “rival” en el futuro.

Fueron 2 años estupendos; mis tutoras se volcaron mucho conmigo y todas querían que estuviese en sus turnos de trabajo. Las mujeres tenían muy bien identificada la figura de la “matrona” hombre, las trataba con respeto y ellas a mí.

Por otro lado, al llegar a España y comenzar a trabajar, aprecié que hay muchas mujeres que nos confunden con la figura del “ginecólogo”. La mayoría no tienen “interiorizada” la figura de la “matrona” hombre (actualmente nos estamos abriendo camino en esta profesión).
Hay situaciones en las que entendí que ser atendida por un hombre puede ser un poco “incomodo”, como en el caso de mujeres musulmanas y las que han sufrido casos de agresión sexual. En el caso de mujeres marroquíes, les preguntaba directamente si querían que las atendiese yo o preferían a una mujer, por lo que la mayoría respondían que a una mujer (cosa que yo respeto al máximo). En mujeres que llegaban a las urgencias por una agresión sexual, directamente la compañera me decía que la atendía ella.

Muchas de ellas durante su parto, me expresaban que las “matronas” hombres, solemos ser un poco más sensibles con las mujeres, ofreciéndoles más cariño, comprensión y apoyo; si me preguntáis qué opino al respecto… Sinceramente, no creo que sea así… todo depende de cómo sea la persona y de la pasión que le ponga a su trabajo.
Estoy muy orgulloso de la profesión que he elegido, de cómo soy, cómo pongo todo el amor, dedicación y entrega al servicio de las mujeres. Y lo más importante… cuento con el respeto y apoyo de mis compañeras “mujeres”.

Con cariño y admiración,

Toni Fernández

 

También te puede interesar