Sin categorizar

Tic, tac, tic, tac… y la placenta que no sale

Mi truquillo matronil; Tic, tac, tic, tac …y la placenta que no sale.
(Este relato es sobre mi propia experiencia que quizá te sirva de ayuda si te encuentras en la misma situación)

 

Querida compañera imagina lo siguiente;

Acabo de atender un parto precioso de estos sensacionales en los que solo acompañas y la mujer es la total dueña y señora en control de todo. Su nombre ficticio es Karen y su parto es un ejemplo de los nacimientos diarios en el fantástico mundo de la Unidad de Partos Liderada por Matronas.

Todo es ideal, velas, música, aromaterapia, la pareja involucrada en los cuidados, Karen está sumergida en el trabajo de parto, se mueve libremente en el agua, no usa analgesia, controla la intensidad de las contracciones con la respiración. Sale de la bañera, se pone en cuadrúpeda en el colchón, toca la cabeza de su bebé con la mano y lentamente pare a su primer hijo de manera grandiosa.

WOW!… Piel con piel, la mujer pletórica, el papá en éxtasis, el cordón para de pulsar,  él lo corta, inyecto oxitocina como ella solicitó. El rollizo recién nacido se engancha rápido a la teta, emoción, besos y llantos…
Pero que bien ha salido todo” dice el estrenado papá….
”Ups espera –digo de manera asertiva-  el parto no ha terminado hasta que se alumbra la placenta
”. Tiro del cordón con firmeza pero no demasiado fuerte, la placenta no sale.

El tiempo vuela ya han pasado 20 minutos, tic, tac, tic, tac.

@kraamplus

 

Comparto con la matrona Robin Lim (2014) que el nacimiento de la placenta es un suceso físico y espiritual de máxima importancia, para muchos de los que asisten partos puede parecer simplemente un proceso mecánico y es por eso que muchas mujeres no reciben la información adecuada durante el embarazo.

Me ha ocurrido atender a mujeres que no tienen en consideración el nacimiento de la placenta, seguramente no tienen ni idea porque nadie se lo ha explicado antes. Las que atendemos partos sabemos que es importantísimo, ya que la retención de placenta está asociada a la hemorragia postparto, que es una emergencia obstétrica severa y está en el top de las causas de mortalidad materna en todo el mundo (WHO, 2018).

El tiempo sigue pasando, tic…tac…tic…tac. Repaso mentalmente cada uno de mis pasos de manera sistemática, ¿he hecho todo lo que se debe hacer?; El oxitócico administrado, la lactancia debería producir ya  contracciones uterinas, la mujer durante el parto ha hecho pis. Todo está en calma, no se ha alterado la luz, ni los sonidos, no hay interrupciones, quiero mantener el nivel hormonal adecuado.
Tiro del cordón con firmeza, pero no demasiado fuerte. Justo en ese momento me viene a la cabeza algunas de las historias que me cuentan las matronas por el mundo; “se rompió el cordón cerca de la vagina de tan fuerte que tiró” “tiró tan fuerte del cordón que ví una inversión uterina fue horrible, la mujer entró en estado de shock” ….alejo de mi mente estos pensamiento de terror y decido volver al presente al aquí y al ahora. Nada, no veo signos de separación; El cordón no desciende, Karen no siente contracciones, no hay sangrado y la placenta sigue sin salir. Ya me parece que está tardando mucho. Con el manejo activo en la tercera etapa del parto, la placenta normalmente es alumbrada dentro de los 30 primeros minutos desde el nacimiento del bebé (NICE, 2017). Ya han pasado 40 minutos. Tic, tac, Tic, tac.
 
Las constantes vitales de Karen son normales y no tiene sangrado activo. Ella se mueve, se levanta de la cama se sienta en la taza del water por un rato,  le aconsejo que se estimule los pezones manualmente. Vuelve a recostarse con su recién nacido piel con piel. Le explico a la mujer la importancia de la vejiga vacía (Lindsay 2004), le sugiero insertar una sonda intermitente para asegurar que no está obstruyendo la contracción uterina, ella acepta =150cc de orina. Informo a la coordinadora de la unidad, le cuento las acciones realizadas y me dice que es necesario contactar con el obstetra para un posible traslado a quirófano…A QUIRÓFANO?? No! por favor, con el parto maravilloso y ahora esto.

Las estadísticas señalan que el 97% de los las placentas en UK son alumbradas después del nacimiento del bebé (Weeks AD. 2008). ¿De verdad que este va a ser uno de los partos del 3%? ¿Pero que he hecho mal? ¿me he olvidado de algo? Repaso los puntos uno a uno, queda todo documentado y registrado en sus notas.
Ya han pasado 50 minutos, tic, tac, Tic, tac….
 
Vuelvo a tirar del cordón con firmeza, pero no demasiado fuerte. Nada, no veo signos de separación ni desprendimiento y la placenta sigue sin salir. Y  me pregunto…¿debo masajear el útero con la placenta dentro después de haber administrado oxitocina? no lo creo… no estoy segura…nunca lo vi hacer en manejo activo…me asalta la duda, salgo de la habitación para consultarlo con otra compañera. No hay nadie, todo el mundo está ocupado atendiendo partos, vuelvo a la habitación informo a la mujer de que avisaré a la coordinadora y a la unidad obstétrica.  En el caso de que la placenta no se desprenda, el manejo sería: extracción manual la cual que puede causar hemorragia, infección y perforación uterina (Grillo-Ardila et al. 2014) sin olvidar el estrés postraumático de la situación en si misma. Llaman a la puerta de la habitación, nuestra auxiliar nos informa que los médicos y los quirófanos están ocupados y que nos avisarán en cuanto quede libre. Esto nos da algo más de tiempo, Karen está estable y tengo que buscar herramientas ya mismo!  
 
Cuando en el 2004 en Barcelona asistí al Congreso de Partería Tradicional Mexicana, la partera tradicional Doña Queta nos contó que en casos de placenta retenida metían bien profundo en la boca de la mujer un manojo de su propio pelo de la cabeza, un buen trozo de trenza que les producía arcadas y vómitos y la placenta se expulsaba. Igual si estuviésemos en un lugar sin recursos esta técnica podría funcionar, pero no es el caso. Ya lo tengo decidido, voy a usar lo que yo llamo: “Mi Truquillo Matronil”. No me llevará más de 10 minutos y merece la pena hacerlo. Lo aprendí de la maravillosa profesional que atendió mi parto en casa Ángeles Pérez,  una de las matronas de la Asociación Nacer en Casa en España. Ella me dijo las palabras justas en el momento adecuado y siempre las tengo presentes.
 
Necesito hablar con Karen, que me preste atención,  le miro a los ojos y le digo despacio:
 
“Quiero decirte algo Karen, sé que has tenido un embarazo gozoso, que ha sido planeado y deseado, ha ido todo de maravilla. Agradecerte el honor que me has dado al poder acompañarte en el nacimiento de tu bebé, ha sido increíble. Eres una mujer poderosa y tu cuerpo  tiene una fuerza tremenda!
Puede parecerte un poco raro… pero te voy a pedir que tomes unos minutos de reflexión, que conectes con tu útero, con tu placenta. ¿Recuerdas cómo imaginabas al bebé dentro de ti ¿puedes ahora visualizar y pensar en estos órganos dentro de ti?  Te dejo unos instantes para que pidas que el parto acabe. Despídete de esta fase y dale la bienvenida a esta nueva etapa excitante que comienza en tu vida”.
 
 
Me tomo unos instantes de análisis. Karen y yo nos hemos conocido hace solo 4 horas, aún así hemos creado un vínculo de confianza mutua. Confía en mis sugerencias, yo estoy segura del poder de su cuerpo de Diosa. Yo creo que cada célula de nuestro cuerpo tiene un cerebro en si mismo, y que cosas inexplicables suceden en el mundo de la medicina, he leído los casos de parapléjicos que sienten las piernas y tienen orgasmos (Roach, 2009), creo en los casos de recuperación milagro de cáncer terminal, autoras como Northrup, (2010) describen el segundo chakra y el impacto que puede tener en el nacimiento,  creo en el poder del pensamiento positivo, creo en la hipnósis durante el parto. Tengo esperanza en cada ser humano. Una parte de mi siente impotencia, trasladar a esta mujer a quirófano va a romper el momento idílico de su parto, sacarle de la cueva, llevarle a otro espacio, presentarle médicos, anestesistas, etc…Otra parte de mí no se lo cree, mi intuición me dice “confía Helena confía”, mi experiencia como sanitaria me hace estar tranquila, por ahora no hay signos de deterioro materno, empiezo a gestionar todo en el caso de que sea necesario.
 
Ha pasado 1 hora y 5 minutos. Informo a la coordinadora de la unidad, a la unidad obstétrica y a quirófano. Preparo todo para insertar una via intravenosa y sonda vesical, extraer sangre, tomar las constantes vitales de nuevo en MEOWS, dejarlo todo listo para el traslado.

Karen sale del baño, se tumba en la cama con su bebé piel con piel, le ofrece el pecho. Me da su consentimiento y yo pruebo de nuevo. Esta es la última vez y vuelvo a tirar del cordón con firmeza, pero no demasiado fuerte. No siento resistencia, la placenta está “sentada” en su vagina. Lentamente y muy despacio la giro mientras la extraigo favoreciendo la salida completa. Por fin en mis manos placenta y membranas, sonrío a Karen de oreja a oreja y me asoma una lágrima en la mejilla. Feliz es poco.
 
Lloro tímidamente la salida de la placenta, por el estrés de mis compañeras en situaciones parecidas, por la carencia de recursos que tienen mis hermanas en Guinea Ecuatorial, la hemorragia es causa de mortalidad materna- de cada 10 mujeres 3 mueren desangradas.

Las matronas somos los profesionales cualificados para acompañar un embarazo, parto y posparto sano, pero no es solo lo que hacemos, sino que lo que decimos y la forma en la que hablamos a las mujeres puede crear una gran diferencia. Te lo digo por experiencia propia como mujer y matrona.

Y tú, ¿estas lista para convertir situaciones de riesgo en situaciones de poder? ¿Estas convencida de la fuerza de las mujeres? ¿Conoces tu propio potencial? Yo si creo en ti, estás leyendo este relato y eso me basta.

Espero que tu y yo nos conozcamos en persona muy pronto y podamos seguir compartiendo nuestros “Truquillos Matroniles”

Podéis compartir vuestras opiniones y aportaciones en este blog o en nuestras redes sociales. https://helenaeyimi.com/

¡Nos encantaría saber vuestros puntos de vista!

Con cariño y admiración

Helena Eyimi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario