La opción por un Parto Libre Sin Asistencia está aumentando de manera considerable en UK . El Royal College of Midwives (RCM) ha publicado un artículo para guiar a las matronas en como abordar la atención a la mujer sabiendo que ella ha elegido parir sin ayuda de personal sanitario. Lo hemos traducido para despertar en ti el pensamiento crítico sobre tus propios juicios plasmados en el cuidado a las mujeres. Espero que lo disfrutes tanto como yo.

La práctica del Freebirthing o Parto Libre Sin Asistencia

El Freebirthing o parto libre sin asistencia puede ser un problema difícil de manejar para las matronas. Claire Feeley y Gill Thomson investigan por qué las mujeres eligen hacerlo y cómo las matronas pueden enfrentarse a esta situación.

El Freebirthing se caracteriza como una decisión activa para el parto sin la presencia de profesionales de salud cualificados, pero donde la atención materna está disponible (Feeley y Thomson, 2016; NCT, 2011). Las mujeres que eligen el parir sin asistencia pueden participar en la atención prenatal y postnatal parcial o total, o pueden optar por no participar y realizar sus propios controles de bienestar (Feeley y Thomson, 2016).

Por supuesto, existen riesgos potenciales en esta decisión, ya que pueden ocurrir eventos clínicos imprevistos que amenacen la vida de las madres y los bebés (OMS, 2016). Pero la investigación sugiere que está ganando popularidad en el Reino Unido (Plested y Kirkham, 2016; Cooper y Clarke, 2008; Wickham, 2008), aunque, debido a su naturaleza encubierta, es difícil determinar el número real de mujeres que eligen parir sin asistencia.

Las legalidades

Freebirthing es completamente legal, aunque a menudo hay confusión sobre esto entre profesionales de la salud. Birthrights (2013a) dice: “Las mujeres no están obligadas a aceptar atención o tratamiento médico o de las matronas durante el parto y no se les puede obligar a aceptar atención a menos que carezcan de capacidad mental.” Al tener la mujer derecho de rechazar la atención médica (Birthrights, 2013b ), el Freebirthing no es una razón para referirse a los servicios sociales. Solo se debe derivar si hay inquietudes sobre la seguridad del niño después del nacimiento, como pueden ser; abuso, negligencia o daño, o si existe inquietud acerca de la capacidad mental de la mujer (Derechos de nacimiento, 2013b).

Los acompañantes del parto pueden estar presentes en un Freebirthing y permanecer dentro de la ley. El artículo 45 de la Orden de Enfermería y Partería (Birthrights, 2013a) se diseñó para proteger al público de las personas no cualificadas que brindan atención médica. Por lo tanto, las parturientas pueden tener un Freebirthing, pero no pueden asumir la atención médica por una persona que no esté cualificada para hacerlo. Los padres y las madres tienen la responsabilidad de buscar atención médica para sus hijos, por supuesto, pero solo si la situación lo requiere (Birthrights, 2013b).

Una vez que el bebé ha nacido, otras legalidades entran en juego. La Ley de Notificación de Nacimiento de 1907 (Parlamento, 1907) define el requisito legal de notificar el nacimiento al departamento de salud infantil local, donde se generará un número del NHS para el bebé (AIMS , 2016). Idealmente, esto debería ocurrir dentro de las seis horas del nacimiento por teléfono, o por escrito dentro de las 36 horas.

Los padres y las madres tienen la responsabilidad legal de realizar la partida de nacimiento dentro de los 42 días contactando el registro local de nacimientos, matrimonios y defunciones (Parlamento, 1953). La Ley de Registro de Nacimientos y Defunciones de 1953 estipula que el registrador debe registrar un nacimiento donde la información sea provista por cualquier persona incluida en la lista, incluida la madre, pero no se especifica que se requiere un número del National Health Service (NHS) (Parlamento, 1953).

¿Por qué elegir parir sin asistencia?

Las razones por las que las mujeres optan por el Freebirthing son complejas y profundamente matizadas (Feeley y Thomson, 2016). Sin embargo, los temas comunes prevalecen tanto en la documentación del Reino Unido como a nivel internacional (Feeley y Thomson 2016; Holten y de Miranda, 2016; Plested y Kirkham, 2016; Feeley et al, 2015; Jackson et al, 2012; Dahlen et al, 2011; Brown, 2009; Miller, 2009; Freeze, 2008).

Los hallazgos de una metasíntesis que investigó por qué las mujeres eligen el Freebirthing (Feeley et al, 2015) encontraron cuatro estudios primarios de EE. UU. Y Australia. Reportaron varios temas clave: rechazo del modelo de nacimiento médico y partería; fe en el proceso de nacimiento y autonomía.

Los resultados de una revisión científica, que exploraron las motivaciones de las mujeres para el Freebirthing y / o optaron por un parto en casa de alto riesgo (Holten y de Miranda, 2016), encontraron 15 estudios de Suecia, EE. UU., Finlandia, Australia y Canadá, analizaron cinco temas clave.

El primero fue resistir el modelo biomédico del nacimiento confiando en la intuición y, en segundo lugar, desafiar el discurso dominante sobre el riesgo al considerar el hospital como un lugar peligroso. También sintieron que la verdadera opción autónoma sólo es posible en el hogar. El cuarto tema fue la percepción del nacimiento como una experiencia íntima o religiosa y, finalmente, consideraron la responsabilidad como un reflejo del verdadero control sobre la toma de decisiones.

Sin embargo, en el momento de la publicación de ambas revisiones, los hallazgos del estudio fenomenológico interpretativo del Reino Unido “¿Por qué algunas mujeres optan por el Freebirthing en el Reino Unido?” aún no se habían reportado (Feeley y Thomson, 2016). Las principales conclusiones de este estudio del Reino Unido, que involucró a 10 participantes en el Freebirthing, respaldan en gran medida los hallazgos de las revisiones, pero merecen un análisis más profundo.

También te puede interesar